ENERINVEST
Regístrese en ENERINVEST
Regístrese en ENERINVEST para acceder a todos los recursos y a la herramienta ENERINTOOL
REGÍSTRESE AHORA
Financiación y Subvenciones

La UE se plantea revisar la normativa contable de los contratos público-privados de rendimiento energético, EPCs.

22 de Julio de 2017

La próxima semana, los Estados miembros decidirán si debe modificarse la normativa contable de la UE sobre el tratamiento de los contratos público-privados de rendimiento energético (EPCs).

Es una decisión de alto riesgo. Una revisión permitiría inyecciones masivas de inversiones del sector privado en la economía de la UE. Sin embargo, hay oposición de algunas oficinas nacionales de estadística, que deben adoptar una posición antes del 25 de julio.

En la actualidad existe una incoherencia en la forma en que se aplican las normas a las inversiones público-privadas en eficiencia energética, y su cómputo en el balance de cuentas anual de las entidades, en comparación con la inversión público-privada en autopistas y carreteras, u otros servicios.

Los organismos del sector público -las entidades y autoridades locales - tienen actualmente que clasificar como deuda pública la financiación de terceros para mejorar la eficiencia energética. Esto significa que a menudo tienen que rechazar buenos proyectos o mostrar sus libros de cuentas con falta de solvencia.

La reforma abriría las puertas a grandes cantidades de inversión privada -por ejemplo, de bancos o fondos de pensiones que invierten a través de empresas de servicios energéticos- con la inversión reembolsada de los ahorros en las facturas de energía.

Este dinero privado fluiría hacia la economía de la UE, donde es vitalmente necesario financiar edificios más eficientes, iluminación más barata y de calidad, aire más limpio y mayor seguridad energética para los ciudadanos de la UE, todo ello sin ningún riesgo para las autoridades públicas. Al mismo tiempo, ayudaría a los Estados miembros a aplicar el Acuerdo de París y a cumplir los objetivos climáticos y energéticos de 2030 con un coste mínimo.

Muchas de las partes interesadas, incluidos los Comisarios de la UE, los municipios, las empresas, los inversores y los representantes de la sociedad civil, coinciden en que la reforma del tratamiento contable de los EPC es uno de los principales obstáculos para cerrar esta brecha de inversión. Se han presentado numerosos ejemplos de inversiones fallidas en eficiencia energética en edificios públicos de España o Eslovaquia como prueba de que un cambio está justificado.

Los argumentos y las pruebas han sido ampliamente considerados y consultados dentro de la comunidad estadística. Eurostat ha avanzado para sugerir soluciones progresivas basadas en el reconocimiento de los servicios energéticos prestados a través de los EPC como sólo eso, servicios energéticos, con soluciones financieras y riesgos operacionales proporcionados por proveedores del sector privado.

Un grupo de países progresistas como Francia, Italia, España, Portugal e Irlanda reconocen la importancia estratégica de resolver el problema y se comprometen a pasar de la propuesta a la realidad.

Sin embargo, no todo el mundo parece compartir la misma idea positiva. Las compañías de servicios públicos europeas, cuyos modelos de negocio se verán obligados a una modificación importante si la revisión se lleva a cabo, están presionando activamente contra el cambio. Sus modelos deberán acomodarse al surgimiento de una nueva industria energética basada en los servicios. La oficina de estadística alemana parece estar escuchando a estos actores clave. Otros países, como Suecia o Finlandia, parecen también mostrar dudas.

No se trata de una cuestión académica abstracta. Los Estados Unidos ya tienen un sistema contable similar al propuesto por Eurostat. El mercado de servicios energéticos de Estados Unidos tiene un valor de alrededor de 4.000 millones de dólares por año, en comparación con sólo 150 millones de euros en la UE en este momento.

A raíz de las crisis financieras y de deuda soberana, y ante la grave amenaza que los cambios climáticos plantean a nuestro modo de vida europeo, todas las partes del sistema financiero deben cambiar para ofrecer la economía sostenible que necesitamos. Esto incluye las instituciones que lo gobiernan.

Las oficinas nacionales de estadística deben contribuir activamente a crear las nuevas «reglas del juego» necesarias para apoyar la transformación de la UE en una economía sostenible. En los próximos días se emitirán los votos a favor o en contra del cambio.

 



USO DE COOKIES

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies' Más información